domingo, 8 de febrero de 2009

José Beato Guerra y El Eco de El Pardo


A comienzos de siglo XX estuvo trabajando en El Pardo, en la Calle del Sol (actual Eugenio Pérez) el farmacéutico José Beato Guerra. José Beato aparte de preparar fórmulas para curar las enfermedades era dramaturgo, y junto con su hermano Ángel publicó varias obras de éxito.

Hemos encontrado algunas de sus obras:
"Madrileñerías : poesías madrileñas", publicado en 1914, que tiene unas páginas dedicadas a la Romería de San Eugenio (página 91).
"Por otra : monólogo en verso", de 1902.
Y "Mueran los celos : entremés en verso de costumbres madrileñas", estrenado en 1916.

Podemos ver una fotografía de los hermanos Beato Guerra realizada en 1931 en la Hemeroteca Digital de la Biblioteca Nacional.

En 1921 fundó una revista "El Eco de El Pardo" en el que se publicaban noticias, textos literarios, etc. sobre la vida cotidiana de El Pardo. El Eco tuvo una vida corta y vamos a publicar los números que nos ha facilitado Mari Tere García Sansegundo.



9 comentarios:

Miguel S. dijo...

La oficina de farmacia del licenciado Beato Guerra estaba en la calle del Sol, número 3, en 1921, según anuncios publicados en El Eco de El Pardo.
Parece ser que el negocio fue traspasado a la licenciada Pilar Calles Michelena después de la guerra. Esta farmacéutica tenía la botica en el mismo número de la misma calle, llamada de Eugenio Pérez desde finales de los años 20.
Así figura en la contribución industrial de 1950. Pero, posteriormente, en el padrón industrial de 1955, la farmacia de la licenciada Pilar Calles aparece en Eugenio Pérez, número 5. Puede ser una errata, o tal vez la farmacia se trasladara a la casa contigua.
Desconozco si la licenciada Calles seguía teniendo la farmacia en los años 60, pero en 1961 recibió el encargo (del Laboratorio Municipal de Higiene del Ayuntamiento de Madrid) de recoger muestras del agua de dos de las fuentes públicas de El Pardo, que resultó estar contaminada, como en años anteriores. Esto obligó a renovar los carteles de "Agua no potable" que había en dichas fuentes, y probablemente fuera la causa de la desaparición de las mismas.
Las fuentes contaminadas, hoy desaparecidas, estaban en las plazas de Rogelio Enríquez y del Generalísimo.

Miguel S. dijo...

La fuente que actualmente se halla en la plaza del Caudillo fue instalada en 1975. La solicitud del Ayuntamiento de Madrid al Canal de Isabel II para que realizara la acometida desde la red general hasta dicha fuente se hizo en abril de ese año.

Anne dijo...

Hola, soy Anne Gornemann Beato, nieta de José Beato. Me alegro muchísimo de que exista este blog. Mi abuelo debió ser un hombre maravilloso, aunque yo no le conocí. Murió (de hambre, practicamente) durante la Guerra Civil.
Hasta mí han llegado algunas enécdotas, impresionantes.
Mi madre contaba que durante la Guerra, el camión de la CNT iba por El Pardo llevándose a todos los monárquicos para fusilarlos. Cuando le llegó el turno a mi abuelo, se corrió la voz "¡Que se llevan a Don José, que se llevan a Don José!" y el pueblo entero salió a impedir que se lo llevaran. Le querían mucho.

Anne dijo...

Hola, soy Anne Gornemann Beato, nieta de José Beato. Me alegro muchísimo de que exista este blog. Mi abuelo debió ser un hombre maravilloso, aunque yo no le conocí. Murió durante la Guerra Civil (de hambre, practicamente).
Hasta mí han llegado algunas anécdotas, impresionantes.
Mi madre contaba que durante la Guerra, el camión de la CNT recorría El Pardo, llevándose a todos los monárquicos para fusilarlos. Cuando le llegó el turno a mi abuelo se corrió la voz "¡Que se llevan a Don José, que se llevan a Don José!" y el pueblo entero salió a impedir que se lo llevaran y le salvaron la vida.

Anne dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Héctor dijo...

Hola, soy de el pardo y creo que la antigua calle del Sol corresponde a la hoy en dia Calle Primero de Octubre (cuyo nombre se cambió con el regimen franquista). La calle Primero de Octubre numero 2-3 es casualmente la direccion de la actual farmacia también.

Javi Fernández dijo...

Quiero pediros disculpas por no haber publicado el comentario antes. Ha habido cambios en la configuración y no se han publicado automáticamente.

Me hace ilusión que el blog provoque interés y es un orgullo que hayas escrito Anne.

Héctor respecto al nombre de la calle. La actual Primero de Octubre era la Calle de Madrid. La calle El Sol corresponde con la actual Eugenio Pérez, por cierto la calle en la que vivo.

un catarineu dijo...

Hola, escribo desde Valencia. Estos dos hermanos, José y Angel, poetas, dramaturgos, periodistas, debieron ser unos tipos formidables. A mí me caen muy bien por que hablaron extraordinariamente de mi abuelo, Ricardo J. Catarineu, (1866-1915)que fue crítico teatral en Madrid, y escribió, (además de en múltiples publicaciones)en una sección fija sobre teatros en "La Correspondencia de España" con el seudónimo de CARAMANCHEL.
Pués bien,en una entrevista que el día 26 de Febrero de 1919 les hace a los entonces jóvenes Pepe y Angel Beato un redactor del diario “El Adelanto”, de Salamanca, a la pregunta de “¿Qué opinan Uds de los escritores españoles contemporáneos?”, Pepe frunce el ceño y Angel responde :

“Críticos teatrales se puede decir que no existen; hoy la mayoría de los que escriben sobre teatros se concretan a hacer una reseña de las obras , sin que haya un verdadero examen de las mismas. Con la muerte de Catarineu desapareció casi por completo la crítica teatral” etc.
A los descendientes de estos hermanos que fueron amigos de mi abuelo, y de nieto a nieto, os quiero decir:¡Gracias!

Anónimo dijo...

Gracias a tí Catarineu,

Yo soy nieta de José Beato, que debió ser una gran persona.

Yo no le conocí porque murió durante la guerra civil. Pero cuentan que, como el médico de El Pardo no se ocupaba de sus pacientes, era mi abuelo (farmacéutico) quien atendía a los enfermos, sin cobrarles casi nunca nada. Trágicamente, el médico de El Pardo y toda su familia fueron asesinados por el pueblo al estallar la guerra civil. Mientras que a José Beato, por el contrario, el pueblo le salvó la vida - lo cuento en el blog de Javi.

Lamentablemente, mi madre era la hija más pequeña de todos los hermanos y nunca estuvo muy bien de la cabeza... por lo que nos transmitió muy pocos recuerdos del abuelo.

De nieta a nieto, un abrazo!
Anne Görnemann Beato