viernes, 22 de febrero de 2008

Azaña, protector del Pardo, por Federico Sopeña Ibáñez

Manuel Azaña estuvo vinculado con El Pardo, especialmente con La Quinta, su residencia oficial como Presidente de la República. Durante la Guerra Civil, Azaña encontró el Monte excesivamente talado y quería poner remedio.
Este artículo de Federico Sopeña Ibáñez, publicado originariamente en el Boletín de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, analiza esta acción de Azaña durante la Guerra Civil.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Evidentemente D Manuel pese a sus fallos que los tuvo,su honestidad, nivel cultural y humano, nada tienen que ver con la panda de impresentables que después nos han gobernado,sus contribuciones e interés por ampliar los fondos del liquidado museo del ejercito son encomiables, lastima de país al que asesores nativos y extranjeros mediocres han liquidado tres cuartos fondos de nuestro patrimonio común, de dicho museo y de tantas otros casos. Que pena y van de patriotas.